Lugares de peregrinación católica en Praga

Tour availability: Tour available in summer season Tour available in winter season Recognized by UN as an unique heritage site

Echemos un vistazo a alguno de los famosos sitios de peregrinaje católico en Praga y a varias iglesias tan impresionantes, que hacen contener el aliento. Nuestro guía lo llevará a visitar Loreto, el cual fue construido en 1626, sin embargo los trabajos de construcción continuaron por 150 años más, conocida por su tesoro de Loreto. Pasaremos por la famosa Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y el Niño Jesús de Praga , la Basílica de San Pedro y San Pablo y otro centros religiosos importantes.
LA DURACIÓN DE LA VISITA ES DE 4 HORAS,
PUEDE INCLUIR GUÍA & VEHÍCULO
o
SOLAMENTE GUÍA.
Entradas no incluidas.

The price list of Private Prague Sightseeing Tours.
The price list of Transfer in Prague.

Visitas Privadas de Praga
Organizamos visitas privadas especialmente para ustedes.
Guías con licencia que hablan inglés, alemán, francés, italiano, espaòol, ruso, japonés, etc.
Todos los tipos de transporte estan a su disposición, coches de turismo, furgonetas, limusinas, autocares.
Las visitas se pueden iniciar a cualquier hora elegida por ustedes.
Siempre van encontrar a su guía en el lugar de início de visita elegido por ustedes.
Ofrecemos diferentes tipos devisitas de la ciudad y una variedad de visitas fuera de Praga.
Organizamos programas para grupos incentivos, asistentes a congresos o simplemente para quienes quieren descansar.

Iglesia de la Virgen María Victoriosa - el Niño Jesús
Construcción de barroco temprano del año 1611, remodelada en los años 1634-669 por la Orden Carmelitana. La iglesia tiene renombre por su estatuilla española de cera del Niño Jesús de Praga obsequiada por Polyxena de Lobkowicz (1628). En la iglesia también se puede visitar el Museo del Niño Jesús de Praga.
En uno de los barrios más antiguos del centro histórico de Praga, en Malá Strana (Ciudad Pequeña), está ubicada la Iglesia de Santa María de la Victoria de la Orden de los Carmelitas Descalzos con el Monasterio del Niño Jesús de Praga. El nombre del actual monasterio se deriva de la estatua del Niño Jesús, donada a la comunidad de los Carmelitas por la noble princesa Polixena de Lobkowicz en 1628.
La estatua proviene de España y fue llevada a Bohemia por la mamá de Polixena, duquesa española María Manrique de Lara, que la recibió como regalos de bodas en 1556 de su madre Isabel. El regalo de la princesa Polixena estuvo en línea con el deseo del P. Prior que, como nos informa la crónica, quería la estatua del Niño Jesús en el oratorio para que los religiosos recordaran el aviso de Jesús: Si no os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.
ORIGEN DE LA DEVOCIÓN AL NIÑO JESÚS DE PRAGA
Praga (República Checa)Fernando II, Emperador de Alemania, para manifestar su gratitud a Nuestro Señor por la insigne victoria alcanzada en una batalla, fundó en 1620, en la ciudad de Praga, un convento de Padres Carmelitas. Difíciles en extremo eran los tiempos que atravesaba Bohemia cuando llegaron estos excelentes religiosos, pues se hallaba asolada por guerras sangrientas que tenían a Praga presa de las más indecibles calamidades, a tal punto que el monasterio mismo de Carmelitas carecía de lo indispensable para sobrevivir a las necesidades más premiosas de la vida. En esa época, vivía en Praga la piadosa princesa Polixena Lobkowitz, quien sintiendo en el alma las apremiantes necesidades de los Carmelitas, resolvió entregarles una pequeña estatua de cera, de 48 cm., que representaba un hermoso Niño Dios, de pie, con la mano derecha levantada, en actitud de bendecir, mientras con la izquierda sostenía un globo dorado. Su rostro era muy amable y lleno de gracia, la túnica y el manto habían sido arreglados por la misma princesa, la cual, al dar la estatua a esos religiosos, les dijo: "Padres míos, os entrego lo más caro que poseo en el mundo: Honrad mucho a este Niño Jesús y nada os faltará."
La estatua fue recibida con gratitud y colocada en el oratorio interior del convento, donde fue objeto de la veneración de todos aquellos buenos Padres, distinguiéndose entre todos el Padre Cirilo, que con toda verdad podría titularse el apóstol del divino Niño Jesús de Praga.
La promesa de la augusta donante se cumplió a la letra, y los maravillosos efectos de la protección del divino Niño no tardaron en manifestarse, pues muy pronto, y en varias ocasiones se verificaron prodigios y fueron milagrosamente socorridas las necesidades del monasterio.
Entre tanto, estalló de nuevo la guerra en Bohemia. En 1631, el ejército de Sajonia se apoderó de la ciudad de Praga. Los Padres Carmelitas creyeron prudente trasladarse a Munich.
Durante esa época tan desastrosa, especialmente para Praga, la devoción al Niño Jesús cayó en el olvido. Los herejes destruyeron la iglesia, saquearon el monasterio, penetraron en el oratorio interior, hicieron burla de la estatua del Niño Jesús, y quebrándole las manos, la arrojaron con desprecio detrás del altar.
Al año siguiente, retiróse el enemigo de Praga y pudieron los religiosos volver a su convento, pero nadie se acordó de la preciosa estatua. Por esto, sin duda, se vio reducido el monasterio a la miseria como el resto de la población, pues carecían los religiosos de alimentos para ellos, y de los recursos indispensables para restaurar su casa.
Mas, después de 7 años de tanta desolación, volvió a Praga el Padre Cirilo, en el año 1637, cuando Bohemia se hallaba en peligro inminente de sucumbir y hasta de perder el don inestimable de la fe, y cuando la ciudad estaba por todas partes rodeada de enemigos. En tales aprietos, y al tiempo que el Padre Guardián exhortaba a sus religiosos que instasen a Dios para que pusiese término a tantos males, le habló el Padre Cirilo de la inolvidable estatua del Divino Niño y obtuvo licencia de buscarla. La encontró al fin entre los escombros, detrás del altar. La limpió, la cubrió de besos y de lágrimas, y como aún conservaba intacto el rostro la expuso en el coro a la veneración de los religiosos, quienes llenos de confianza en su protección, cayeron de rodillas ante el Divino Infante y le suplicaron fuese su refugio, su fortaleza y amparo en todo sentido.
Desde el momento en que fue colocada en su puesto de honor, el enemigo levantó el sitio y el covento se vio provisto en el acto de cuanto necesitaban los religiosos.
Encontrábase un día el Padre Cirilo en oración, delante de la estatua, cuando oyó claramente estas palabras: "Tened piedad de mí y yo me apiadaré de vosotros. Devolvedme mis manos y yo os devolveré la paz. Cuanto más me honrareis, tanto más os bendeciré".
En efecto, le faltaban las manos, cosa que, al encontrarla no había advertido el Padre Cirilo, enajenado como estaba por el gozo. Sorprendido el buen Padre, corrió inmediatamente a la celda del Padre Superior y le contó lo ocurrido, pidiéndole que hiciese reparar la estatua. El Superior se negó a ello, alegando la extremada pobreza del Convento. El humilde devoto de Jesús fue llamado a auxiliar a un moribundo, Benito Maskoning, quien le dio 100 florines de limosna. Se los llevó al Superior con la convicción de que con ellos haría reparar la estatua, pero este juzgó que era mejor comprar otra más hermosa y así lo hizo. El Señor no tardó en manifestar su desagrado; pues el mismo día de la inauguración de la nueva efigie, un candelabro que estaba fijo y muy asegurado en la pared, se desprendió y cayendo sobre la estatua, la redujo a pedazos. Al mismo tiempo, el P. Superior cayó enfermo y no pudo terminar su período de mando.
Elegido un nuevo Superior, el P. Cirilo volvió a suplicarle que hiciera reparar la estatua, pero recibió nueva repulsa. Entonces sin desmayar, se dirigió a la Santísima Virgen. Apenas acabada su oración, lo llamaron a la Iglesia; se le acercó una señora de venerable aspecto, que dejó en sus manos una cuantiosa limosna, y desapareció sin que nadie la hubiese visto entrar y salir de la Iglesia. Lleno de gozo, el P. Cirilo fue a dar cuenta al Superior de lo que pasaba; pero éste no le dio más que medio florín (25 centavos); siendo insuficiente para el objeto esta suma, todo quedó en el mismo estado.


El convento se vio sujeto a nuevas calamidades; los religiosos no tenían posibilidad de pagar la renta de una finca que habían arrendado y que no les producía nada. Los rebaños murieron, la peste desoló la ciudad, muchos carmelitas, inclusive el Superior, sufrieron este azote. Todos acudieron al Niño Jesús. El Superior se humilló y prometió celebrar 10 misas ante la estatua y propagar su culto. La situación mejoró notablemente, pero como la estatua continuaba en el mismo estado, el P. Cirilo no cesaba de clamar sus quejas ante su dadivoso protector, cuando oyó de sus divinos labios estas palabras: "Colócame a la entrada de la Sacristía, y encontrarás quien se compadezca de mí."
En efecto, se presentó un desconocido, el cual, notando que el hermoso Niño no tenía manos, se ofreció espontáneamente a hacérselas poner, no tardando en recibir su recompensa, pues ganó a los pocos días un pleito casi perdido, con lo que salvó su honor y su fortuna.
Los beneficios innumerables que todos alcalzaban del milagroso Niño, multiplicaban día a día el número de sus devotos. Por esto deseaban los carmelitas edificarle una capilla pública, teniendo en cuenta que el sitio donde debían levantarla, había sido ya indicado por la Santísima Virgen al P. Cirilo, pero faltaban los recursos y además, temían emprender esta nueva construcción en un tiempo en el que los calvinistas arrasaban todas las iglesias. Se contentaron con colocarlo en la Capilla exterior, sobre el altar mayor, hasta el año 1642, en el que la princesa Lobkowitz mandó edificar un nuevo santuario que se inauguró en 1644, el día de la fiesta del Santo Nombre de Jesús.
De todas partes acudían a postrarse delante del milagroso Niño, los pobres, los ricos, los enfermos, en fin, toda clase de personas hallaban en Él remedio de sus tribulaciones.
En 1655, el Conde Martinitz, Gran Marqués de Bohemia, regaló una preciosa corona de oro esmaltada con perlas y diamantes. El Reverendo D. José de Corte se la colocó al Niño Jesús en una solemne ceremonia de coronación.
Las gracias y maravillas innumerables debidas al "pequeño Grande" (así llaman en Alemania al Niño Jesús de Praga), se divulgaron hasta en las comarcas más lejanas, con lo que su culto se ha extendido en nuestros días de una manera prodigiosa.
En todas las naciones fue acogida con amor la devoción al Niño Jesús de Praga, monasterios, colegios, escuelas, familias le han dedicado magníficos tronos, numerosas parroquias poseen la real estatua y en cuantas partes se le honra, derrama sobre sus devotos un caudal de inestimables favores. El Divino Niño desea colmaros de gracias, venerémosle, hagámosle conocer y amar, y Él nos abrirá los tesoros de su bondad. Numerosas son las prácticas piadosas establecidas en honra del Niño Jesús de Praga; pero aquéllas en las que tiene especial complacencia son: las Letanías del Nombre de Jesús; la recitación de 5 padrenuestros, avemarías y glorias seguidas de esta jaculatoria: "Sea bendito el Nombre del Señor ahora y por los siglos de los siglos." que se repite también 5 veces; la oración eficaz del P. Cirilo; la recitación del Rosario del Niño Jesús; y por fin la celebración de su fiesta, que es la de Su Santísimo Nombre, el 2º domingo después de la epifanía.
Leyendo la historia de este milagroso Niño Jesús de Praga, se nota que muy a menudo concede los favores solicitados, después de una novena de súplicas y oraciones recitadas en honra suya. Así mismo es de notar, que fácilmente se obtienen del Niño Jesús las gracias especiales que se le piden, mandando celebrar misas en su honor, dando limosna a los pobres en su nombre, ofreciendo acercarse a los sacramentos, o bien publicar y dar a conocer la gracia concedida.
Por medio de esta nueva y simpática manifestación del amor divino, Jesús quiere remediar una calamidad actual, muy general en el mundo a saber: la perdición de la infancia por la educación anticristiana. Nuestro Señor Jesucristo que siempre ha profesado un amor de predilección a los niños, manifiesta claramente, por medio de esta devoción, el gran deseo que tiene de ser honrado especialmente como Rey y Salvador de la infancia, y quiere para esto aplicar al mundo entero, y en especial a la niñez, los méritos de las humillaciones sufridas en su divina infancia.
Santuario del Dediquémonos pues a honrar a este amabilísimo Niño, ya que tan abundantemente podemos obtener sus bendiciones. Y en particular, vosotros, inocentes niños, que teneis la dicha de ser los predilectos del corazón de ese amante Niño Jesús, debéis profesar una devoción fervorosa y práctica al Dios que se ha hecho Niño, como vosotros y por vosotros. Imitad las virtudes de su Divina Infancia: a ejemplo suyo, sed obedientes, castos, amables, caritativos y piadosos, recurrid a Él con entera confianza en todas vuestras necesidades y confiadle las penas de vuestro corazón infantil.
Pedidle mucho por vosotros mismos, por la iglesia, por vuestros padres, familiares, maestros y amigos, amadle sinceramente y no le disgusteis en lo más mínimo, entregaos a Él con cuanto poseéis, dadle vuestra alma, vuestro cuerpo y vuestro corazón para que lo conserve puro e inocente. A fin de merecer su constante protección, llevad con amor su medalla, besad con respeto su imagen, de vez en cuando practicad en su honor alguna mortificación, rezadle todos los días algunas de las oraciones que conocéis y de este modo experimentaréis cuán bueno y generoso es el Niño Jesús de Praga, el Niño Rey, el Dios amante de los niños.
Nota: La fiesta del Niño Jesús de Praga se celebra actualmente el primer domingo del mes de junio.
MUSEO DEL NIÑO JESÚS DE PRAGA


Museo del Niño Jesús de PragaUbicación del Museo
El museo está situado dentro de la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y la entrada es gratuita. Para llegar a él, hay que dirigirse nada más entrar hacia la derecha del altar principal y subir un escalera de caracol hasta el primer piso. En la escalera hay una serie de fotografías artísticas de tamaño natural de la estatua del Niño Jesús de Praga, con trajes de diferentes colores litúrgicos.

En el propio museo hay una serie de valiosos objetos relacionados con el culto. cálices, cuadros, cruces, esculturas, y especialmente una parte de la colección de trajes del Niño Jesús de Praga. Los visitantes pueden también ver una de las coronas del Niño Jesús, así como un vídeo que muestra a las Carmelitas Descalzas cambiando diferentes trajes del Niño Jesús.
Trajes del Niño Jesús de Praga
La antigua tradición de vestir a la estatua del Niño Jesús de Praga pretende acercar a Jesús como ser humano real. También nos ayuda a experimentar la cercanía de Jesús.La estatua representa a Jesús de niño y viste un traje de rey para expresar a todos los cristianos que este Niño es Rey, que Jesús es el hijo de Dios y que Dios mismo es Rey de Reyes.



The price list of Private Prague Sightseeing Tours.
The price list of Transfer in Prague.

Please send an e-mail to order the tour!



Any reproduction and using of texts or graphics without written permission is not permited!
© 2006 Private Tours Prague

Last updated on Sep 19, 2014